March 10, 2013

L’INCAL - Jodorowsky & Moebius

Moebius

I wish I were a polyglot. I wish I could read Dostoyevsky in Russian, Goethe in German, Proust in French or Dante in Italian. But alas that is not possible. All I have is English and Spanish. That means most of the novels and comics I read are either in Spanish or in English. I don’t trust translators “traduttore, traitore” goes an old Italian saying. And that’s why if I can’t read something in its original language, then I simply avoid reading it (I make exceptions, of course, and that’s why I’ve read “Crime and Punishment” although not “À la recherché du temps perdu”). Today, however, I wish to make an exception to this unspoken rule.

“L’Incal” was originally published in French, but I tend to trust in the Spanish translation especially because Jodorowsky’s mother tongue is Spanish. But even if that wasn’t the case, there are more than enough merits in these graphic novels to talk about them.

In the early 80s, Jodorowsky created the universe of the Incal. In a series of well-connected original graphic novels, he described a mystical device that could bestow upon their users abilities and knowledge of divine nature. Everything begins with John DiFool, a mediocre detective, a drinker, a loser who has no other goals in his life but to visit an establishment of homeosluts. But one day, a dying alien gives him the Incal, a small crystal pyramid of infinite power. 
One of the most brilliant pages of 20th century comics /
una de las páginas más brillantes del cómic del siglo XX

Soon, the transformation begins. The Incal changes John, and even Deepo, his pet, an urban “concrete seagull”. And this is quite a peculiar city, indeed. It’s designed as a well, and at the very bottom there is a lake of acid. Above the city, a gigantic citadel floats. Inside its walls the clone-president reigns supreme in a paradise of hedonism and sexual depravity. 

Soon, the clone-president decides to capture John DiFool, well aware that the power of the Incal might disrupt the entire hierarchy. But at the same time, the Bergs, an alien race, are behind John. And so are the technopriests of the Church of Industrial Saints. And so is Tanatha, the leader of the Amok, a rebel group that intends to destroy the president’s floating palace and all the noble men that live there.

The Incal is a journey of pure adventure, undiluted action and strong emotions since the beginning. The second page shows us John DiFool falling into the abyss, hundreds of levels away from the acid lake. This second page is, I’d dare to say, one of the best and most influential pages of the ninth art. Artist Moebius (Jean Giraud), paints an entire world in one dramatic frame. We see the hundreds of levels that are above and below John DiFool, with a complete dominion over perspective and details, Moebius does what is impossible to accomplish for most artists: make the fantastic seem real while adding an extraordinary level of dramatic tension to the scene. 

Surely, Jodorowsky’s story would have not been the same without a master like Moebius. Considered, and justly so, like one of the best European artists, and superior to many of the most famous American pencilers, Moebius gave a much needed sense of humanity and imagination to a story that tackled religious aspects in a sci-fi scenario. 
Fantastic design by Moebius / Fantástico diseño de Moebius

The adventure never stops, and John DiFool escapes from one persecutor only to fall in the claws of another. And things get even more complicated. The Metabaron captures John DiFool, but he has lost the Incal in the hands of Animah. Due to the circumstances, Tanatha and Kill Wolfhead will be forced to work alongside John DiFool, Deepo, the Metabaron and his adopted son Soluna (the future androgynous messiah) and Animah. Together, the seven are able to reconnect the Light Incal and the Dark Incal. And once they do, everything changes. The repercussions go far beyond their world or solar system, as they learn that a cosmic menace might cause the destruction of the galaxy. 

Now, I have no intentions of retelling hundreds of pages of theological metaphors and cosmic wars. All of it takes place in six graphic novels (which you can find in many languages, so there’s no need to be a polyglot to read them): "L'Incal Noir" (1981), "L'Incal Lumière" (1982), "Ce qui est en bas" (1984), "Ce qui est en haut" (1985), "La cinquième essence - Galaxie qui Songe" (1988), "La cinquième essence - La planète Difool" (1989). After 300 pages of The Incal, I got the impression that Jodorowsky needed more room to expand upon certain plot threads and ideas. It’s curious to observe how the American industry consists in producing one six-issue arc after another, and sometimes writers don’t have any ideas at all but they still write long arcs. Those comics are often a waste of pages, an example of length devoid of any significant content. The Incal, nonetheless, it’s all about content but not length, sure it might seem that it’s a long story but it’s not enough. It barely scratches the surface of a universe that Jodorowsky has been exploiting narratively for over three decades.   

Finally, I would like to point out the visual strength of Moebius. Without the enormous talent of this French artist the Incal wouldn’t have existed. Or it would have existed in a much less impressive manner. We should be thankful for Moebius’s unparalleled imagination, his sophisticated sense of design and his unrivaled creativity. This is an artist that has inspired not only the audience but also many other artists. His influence can be found in Europe, in the United States and even in Japan. Everyone should take a look at the pages of The Incal, they are like graphic jewelry; they’re a real treasure.  
____________________________________________________________________
____________________________________________________________________

Desearía ser un políglota. Desearía poder leer a Dostoyevsky en ruso, a Goethe en alemán, a Proust en francés o a Dante en italiano. Pero, tristemente, eso no es posible. Lo que tengo es el inglés y el español. Eso significa que la mayoría de novelas y cómics que leo están o en español o en inglés. No confío en los traductores “traduttore, traitore” afirma un viejo refrán italiano. Y es por eso que, cuando no puedo leer algo en su idioma original, simplemente evito leerlo (hago excepciones, por supuesto, y por eso leí “Crimen y castigo” pero no "En busca del tiempo perdido"). Hoy día, sin embargo, deseo hacer una excepción a esta regla tácita. 
the androgynous messiah / el mesías andrógino

“El Incal” fue originalmente publicada en francés, pero tiendo a confiar en la traducción española, especialmente porque la lengua materna de Jodorowsky es el castellano. Pero incluso si ese no fuera el caso, hay méritos más que suficientes en estas novelas gráficas para hablar sobre ellas. 

A inicios de los 80, Jodorowsky creó el universo del Incal. En una bien conectada serie de novelas gráficas, describió un artefacto místico que otorgaría a sus usuarios habilidades y conocimientos de naturaleza divina. Todo empieza con John DiFool, un detective mediocre, un borracho, un perdedor que tiene como única meta en la vida ir de juerga a los establecimientos de homeoputas. Pero un día, un alienígena moribundo le da el Incal, una pequeña pirámide de cristal de poder infinito.  

Pronto, la transformación empieza. El Incal cambia a John, e incluso a Deepo, su mascota, una urbana "gaviota de concreto". Y de hecho esta es una ciudad bastante peculiar. Está diseñada como un pozo, y en el fondo hay un lago de ácido. Sobre la ciudad, flota una gigantesca ciudadela. Dentro de sus muros, el clon-presidente reina supremo en un paraíso de hedonismo y depravación sexual.

Pronto, el clon-presidente decide capturar a John DiFool, conciente de que el poder del Incal podría destruir toda la jerarquía. Pero al mismo tiempo, los bergs, una raza alienígena, están detrás de John. Y también lo están los tecnopadres de la Iglesia de los Santos Industriales. Y también lo está Tanatha, líder del Amok, un grupo rebelde que intenta destruir el palacio flotante del presidente y a todos los nobles que residen allí.

El Incal es una travesía de pura aventura, con acción sin diluir y emociones fuertes desde el principio. La segunda página nos muestra a John DiFool cayendo al abismo, a cientos de niveles del lago de ácido. Esta segunda página es, me atrevería a decir, una de las páginas más influyentes del noveno arte. El artista Moebius (Jean Giraud), pinta un mundo entero en una sola viñeta dramática. Vemos los cientos de niveles que están encima y debajo de John DiFool, con un dominio completo de la perspectiva y los detalles, Moebius logra algo que es imposible para muchos artistas: hacer que lo fantástico parezca real mientras que añade un extraordinario nivel de tensión dramática a la escena. 

Seguramente, la historia de Jodorowsky no habría sido la misma sin un maestro como Moebius. Considerado, y justamente, como uno de los mejores artistas europeos, y superior a la mayoría de dibujantes de Estados Unidos, Moebius le entrega un sentido de humanidad e imaginación a un relato que aborda aspectos religiosos en un escenario de ciencia ficción.

La aventura nunca se detiene, y John DiFool escapa de un perseguidor sólo para caer en las garras de otro. Y las cosas se complican aun más. El Metabarón captura a John DiFool, pero él ha perdido el Incal a manos de Animah. A causa de las circunstancias, Tanatha y Cabeza de Lobo se ven obligados a trabajar junto con John DiFool, Deepo, el Metabarón y su hijo adoptivo Soluna (el futuro mesías andrógino) y Animah. Juntos, los siete logran reconectar el Incal Luz y el Incal Negro. Y cuando lo hacen, todo cambia. Las repercusiones van más allá del mundo o del sistema solar, y descubren que una amenaza cósmica podría causar la destrucción de la galaxia.
John DiFool inside the Incal / John DiFool dentro del Incal

No tengo intenciones de narrar cientos de páginas de metáforas teológicas y guerras cósmicas. Todo esto se desarrolla en seis novelas gráficas (que pueden encontrar en muchos idiomas así que no hace falta ser políglota para leerlas): "El Incal Negro" (1981), "El Incal Luz" (1982), "Lo que está abajo" (1984), "Lo que está arriba" (1985), "La Quinta Esencia I: La galaxia que sueña" (1988), "La Quinta Esencia II: Planeta DiFool" (1989). Después de 300 páginas de "El Incal" me dio la impresión que Jodorowsky necesitaba más espacio para explotar ciertas ideas e hilos argumentales. Es curioso observar cómo la pauta norteamericana consiste en producir arcos argumentales de seis números, y a veces los escritores no tienen ideas pero aún así escriben extensos arcos. Estos cómics son a menudo un desperdicio de páginas, un ejemplo de extensión desprovista de contenido significativo. "El Incal", no obstante, se centra en el contenido mas no en la extensión, sin duda, puede parecer una historia larga pero no es suficiente. Apenas raspa la superficie de un universo que Jodorowsky ha estado explotando por más de tres décadas.

Finalmente, me gustaría señalar la fuerza visual de Moebius. Sin el enorme talento de este artista francés el Incal no habría existido. O habría existido de una manera mucho menos impresionante. Deberíamos agradecer a la imaginación incomparable de Moebius, su sofisticado sentido de diseño y su creatividad única. Este es un artista que ha inspirado no sólo a su público sino también a muchos otros artistas. Su influencia puede encontrarse en Europa, en los Estados Unidos e incluso en Japón. Todos deberían darle una mirada a las páginas de "El Incal", son una joya gráfica; son un verdadero tesoro.

4 comments:

  1. Hola Arcadio!!!

    Buena reseña, y ha sido bastante agradable leer una reseña tuya de un cómic por decirlo ''de otro tipo'' a los que normalmente reseñas, que son aquellos publicados en el mercado norteamericano, en formato comic-book (capítulos de 22 páginas mensuales). No que aquellas no me agraden ni interesen, pero se agradece que tus preclaras reseñas se enfoquen de vez en cuando en diferente material, para bien de la difusión del cómic en toda su anchura, diversidad y profundidad.

    Definitivamente el Incal, no hubiera existido sin Moebius, y Jodorowsky no lo hubiera escrito para nadie más. Debemos recordar que estamos ante un tipo de producción totalmente diferente al del modelo industrial-norteamericano, en el que -generalmente- se arman equipos creativos ''desde arriba'' y en el que si un dibujante o guionista no está disponible, pues se reemplaza por otro y listo, pues el cómic ''igual debe salir''. No, Jodorowsky escribió el Incal pensando en que lo dibujaría Moebius.

    Hace poco adquirí el cómic (más precisamente un conjunto de ilustraciones que concatenan una historia o una genial secuencia) ''Los ojos del gato'' (también del mismo dueto creativo del Incal), y ahí Jodorowsky narra el inicio de su relación con Moebius.

    Como sabrás, la versión cinematográfica de DUNE estuvo siendo preparada desde finales de los 70's, Jodorowsky había sido designado para dirigirla, y entre los creativos para elaborar paisajes, escenarios, trajes y demás parafernalia se encontraban talentos extremos como HR Giger, Dalí y Moebius. Al final, dicha producción -como fue originalmente concebida- nunca se realizó. El encargo lo recibió Lynch, quien finalmente (ya sin los genios antes mencionados, o con sólo ''retazos'' de sus diseños e ideas) terminó la película en 1984. Y de hecho, sin llegar a ser mala, creo que hasta el propio Lynch confiesa que es una de sus peores películas.

    Pero bueno, en la introducción de ''Los ojos del gato'', Jodorowsky cuenta que luego de frustrado ese proyecto, deseaba hacer un cómic con Moebius y que éste (en un par de encuentros totalmente no planificados, como encontrarse en una banca contigua a la otra en una obra de teatro) le respondió que sería interesante hacer un cómic, pero que no le motivaría nada que estuviera por debajo de la complejidad, profundidad y alcance del proyecto Dune y su historia. Y efectivamente Jodorowsky no tenía planeada ninguna historia de esa envergadura en ese momento, así que se despidió simplemente diciéndole que algún día harían un cómic juntos.

    Luego cuenta Jodorowsky que soñó toda la historia del Incal en una noche, que se despertó sobresaltado en la madrugada y llamó a Moebius para contarle la trama, que cautivó al genio francés y bueno, así nació el proyecto.

    Sobre la extensión del Universo Incal, como dices, es una historia extensa pero en la que parece que ''faltara espacio''. Algo tan diferente a la corriente del cómic gringo actual, donde generalmente las historias se alargan como chicles, y más de la mitad de las páginas no tienen mayor importancia en el desarrollo de la historia. Alargar por alargar, para cumplir con la cuota mensual y la ulterior publicación del TPB.

    Dentro del Universo Incal, Jodorowsky ha producido bastante: 8 álbumes (aprox. 64 páginas cada uno) de La Casta de los Metabarones, con el excelente ilustrador Juan Giménez, Antes del Incal (También 6 álbumes), Después del Incal / Final Incal (2 álbumes más con Moebius), Los Tecnopadres (8 álbumes con Zoran Janjetov) y bueno seguramente estoy olvidándome de algo más por ahí. Jodorowsky es un guionista muy prolífico, cuya obra no tiene mucha difusión por estos lares, así que artículos como este pueden ayudar a que la gente se interese en su magnífica obra. ¡Saludos!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Sí, come te comenté la última vez que nos vimos, justo había terminado de leer El Incal. Y como este mes he estado un poco ocupado he aprovechado para ir colocando todas las reseñas que ya tenía escritas. HR Giger, Dalí y Moebius, un cónclave de artistas geniales. También me he leído "El corazón coronado" pero ya no sé si tendré tiempo de dedicarle un post como este.

      Jodorowsky es muy famoso aquí por sus charlas de psicomagia, pero creo que casi nadie conoce sus cómics.

      Como siempre, muchas gracias por el comentario y me alegra que hayas disfrutado con esta reseña.

      Delete
  2. O Incal é definitivamente umas das maiores obras da BD mundial de sempre. Para além do seu valor intrínseco iniciou um dos maiores e melhores universos de sempre no seio da BD: o Jodoverso!
    Aconselho-te dentro deste universo A Casta dos Metabarões e Os Technopapas. Esta última é um hino à BD!
    ;)

    ReplyDelete
    Replies
    1. Es un clásico indiscutible. Y Moebius está estupendo. Seguramente leeré algo más del Jodoverso dentro de poco.

      Delete