May 8, 2014

The Boys # 3 & 4 - Garth Ennis & Darick Robertson

Try not to meet your heroes, or else you’ll end up sorely disappointed. This may be a universal truth, applied to those whom we admire the most: writers, filmmakers, artists. Indeed sometimes it is much better to revere our idols from a safe distance. Proximity can be quite dangerous.

This is what Annie January (Starlight) learns after she’s accepted in the ranks of The Seven, the world’s superhero elite. All through her childhood, she has looked up to the best and brightest champion: Homelander, a figure of almost messianic connotations, a superman amongst already extraordinarily powerful people, a beacon of optimism and patriotism. But is he the epitome of decency? Or has it all been a lie, a mere result of efficient marketing?

An awestruck Annie January realizes the Homelander is very interested in her. Of course, her sexual purity (she’s still a virgin) and naiveté are blinding her. Because Homelander’s interest isn’t based on her merits or her sweet personality. What he wants is a blowjob. As simple as that. And if she refuses she will be automatically expelled from The Seven.
Homelander's indecent proposal / la propuesta indecente de Homelander

Shocked, she can’t accept the fact that her childhood hero is an unscrupulous man. And when Black Noir and A-Train arrive, she asks them for help. But then again, they are there for the same reason... and after unbuttoning and unzipping, they start fondling their penises to get an erection.

The moral dilemma is an old one. She is not being raped but she is being blackmailed. If she rejects the request to practice oral sex with the most respected superheroes of the world, she will be kicked out. She has fought and trained for years to be in The Seven, this is her dream. And no matter what, like so many actresses that were forced to undergo Hollywood’s humiliating ‘casting coach’, she can’t go back to her hometown, she can’t go back to being an ordinary and penniless girl. So she does it. Painfully and miserably, she sucks the dicks of Homelander, Black Noir and A-Train. And that’s how “Cherry” (published in The Boys # 3 & 4, in November and December, 2006) begins.
Black Noir & A-Train getting ready for a fellatio / Black Noir y A-Train se preparan para una felación

Meanwhile, Wee Hughie and Butcher are keeping tabs on Teenage Kix, America’s most popular group of young heroes. Butcher knows that if he can get enough dirt on the adolescent heroes, then they will be ripe for extortion. And there is more than enough dirt (which proves, once again, that if you get to know your heroes intimately you’ll barely be able to survive the experience). Instead of saving the world, Teenage Kix members spend most of their time in wild orgies, or practicing masturbation in public, or stealing meds from sick children, or having as much sex as it’s humanly (or superhumanly) possible, whether it be straight or gay fucking.

Writer Garth Ennis shares with us a perverse dynamic of appearances, of superficiality, revealing the truth about The Seven, the world’s most cherished superheroes; and exposing, simultaneously, the debauchery and sexual degeneration of the most famous teenagers in the United States. Of course, the fascinating script wouldn’t be as impressive if not for the remarkable art by Darick Robertson, his overtly detailed pages and his fantastic ability to transmit eroticism and violence in equal dosages, are truly unique qualities. 
Annie January about to be sexually humiliated / Annie January apunto de ser humillada sexualmente

At the end, we’re left with some crucial questions: do we know the heroes we claim to admire? Are we ready to accept who they are behind the cameras? Or is the truth so despicable that we simply deny it, holding onto the sparkling publicity and marketing campaigns, with the same fierceness that a drowning man holds onto the last lifesaver? 
________________________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________________________

No intentéis conocer a vuestros héroes, o saldréis dolorosamente decepcionados. Esta bien puede ser una verdad universal, aplicada a aquellos a los que más admiramos: escritores, cineastas, artistas. De hecho, a veces es mucho mejor reverenciar a nuestros ídolos desde una distancia segura. La proximidad puede ser muy peligrosa.
Teenage Kix's wild orgy / la orgía salvaje de Teenage Kix

Esto es lo que Annie January (Starlight) descubre cuando es aceptada en las filas de Los Siete, la élite superheroica del mundo. Durante su infancia, ella admiraba al mejor y más resplandeciente campeón: Homelander, una figura de connotaciones casi mesiánicas, un superhombre entre hombres ya de por sí extraordinariamente poderosos, un faro de optimismo y patriotismo. Pero, ¿es el epítome de la decencia? ¿O todo ha sido una mentira, apenas el resultado de un marketing eficiente?

Una maravillada Annie January se da cuenta de que Homelander está muy interesado en ella. Por supuesto, la pureza sexual (ella aún es virgen) y la ingenuidad la ciegan. Porque el interés de Homelander no se fundamenta en los méritos o en una dulce personalidad. Lo que él quiere es una mamada. Así de simple. Y si ella se rehúsa, será automáticamente expulsada de Los Siete.
Masturbation in public / masturbación en público

Convulsionada, no puede aceptar el hecho de que su héroe de infancia sea un hombre inescrupuloso. Y cuando llegan Black Noir y A-Train, les pide ayuda. No obstante, ellos están allí por el mismo motivo... y después de desabotonarse los pantalones y bajarse el cierre, empiezan a frotar sus penes para tener una erección.

El dilema moral no es nuevo. Ella no está siendo violada pero está siendo chantajeada. Si se niega a practicar sexo oral con los más respetados superhéroes del mundo, la botarán a patadas. Ella ha peleado y entrenado por años para estar en Los Siete, ese es su sueño. Y sin importar qué pase, al igual que tantas actrices que fueron forzadas a pasar por el humillante 'sofá del elenco' de Hollywood, ella no puede regresar a su pueblo natal, no puede volver a ser una chica ordinaria y sin un centavo. Así que lo hace. Dolorosa y miserablemente, les chupa el pene a Homelander, Black Noir y A-Train. Y así es como empieza “Cereza” (publicado en "The Boys" # 3 y 4, en noviembre y diciembre del 2006).

Mientras tanto, el Pequeño Hughie y Butcher están espiando a Teenage Kix, el grupo de héroes juveniles más populares de Estados Unidos. Butcher sabe que si encuentra los secretos sucios de los héroes adolescentes, entonces podrá extorsionarlos. Y hay bastantes secretos sucios (lo que prueba, una vez más, que si conoces a tus héroes íntimamente, apenas podrás sobrevivir a la experiencia). En vez de salvar al mundo, los miembros de Teenage Kix gastan todo su tiempo en orgías salvajes, o practicando la masturbación en público, o robando medicamentos de niños enfermos, o teniendo tanto sexo como es humanamente (o superhumanamente) posible, follando homosexual y heterosexualmente.
Teenage Kix's dirty secrets / los secretos sucios de Teenage Kix

El escritor Garth Ennis comparte con nosotros una dinámica perversa de apariencias, de superficialidad, revelando la verdad sobre Los Siete, los héroes más queridos del mundo; y revelando, simultáneamente, la depravación y degeneración sexual de los adolescentes más famosos de Estados Unidos. Desde luego, el fascinante guión no sería tan impresionante si no fuera por el extraordinario arte de Darick Robertson, sus páginas de detalles prolijos y su fantástica habilidad para transmitir erotismo y violencia en dosis iguales, son cualidades realmente únicas.

Al final, nos quedamos con algunas preguntas cruciales: ¿conocemos a los héroes que afirmamos admirar? ¿Estamos listos para aceptar quiénes son detrás de las cámaras? ¿O es la verdad tan despreciable que simplemente la negamos, agarrándonos de la destellante publicidad y las campañas de marketing con la misma fiereza con la que un ahogado se agarra del último salvavidas?

4 comments:

  1. Abriste el post con tremenda recomendacion, tan cierta y aplicable en vida cotidiana. Lastima que ahora el uso-abuso de redes y comunicacion hayan evidenciado a todos y asesinado la magia y el misterio. Es un mundo de simploneria exhibicionista por internet donde las mismas celebridades se evidencian en todo lo malo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Hola Alexander! Es muy cierto lo que dices. Vivimos en una sociedad en la que la gente está obsesionada con poner su vida en una vitrina para que sea admirada por todos. Me alegra que te haya interesado este post. Gracias por comentar.

      Delete
  2. interesante reflexión pero creo que ya nadie se tatúa ningún "héroe" o "artista" debido a que su reputación se borra con un twitter... leí ambos números hace unas semanas y aun no puedo borrarme la cara de terror de las prostitutas violentadas por los Teenage Kix's, las cuales tienen que drogarse para evitar el dolor de ser penetradas por un super humano.... donde esta "The Pro" para auxiliarlas?

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Hola Alberto! Efectivamente, parece que vivimos en una época en la que cada vez es más fácil acceder a los secretos de la gente que admiramos. La secuencia de las prostitutas es muy cruel, sin duda el sexo con alguien que tiene poderes puede acarrear serias consecuencias.

      Ah, por cierto, The Pro es un cómic que de todas maneras tengo que reseñar en algún momento, es un personaje extraordinario.

      Delete