July 28, 2012

The Dark Phoenix Saga - Chris Claremont & John Byrne



What’s at stake? What’s the scope of your story? Are there any insurmountable obstacles that the protagonists must overcome? These are only a few questions one must ask oneself before penning down a novel, a comic book or a movie script. For most writers, it tends to be easier to reflect upon their personal experiences and chart a course through their own lives and memories, therefore mimicking ‘real’ life events or true personality aspects from people they know.


There comes a time, however, in which a real life scenario is not nearly enough. Every sci-fi writer knows this… and the same can be said about a number of film directors or comic book authors. Real life can be a great starting point, but some stories need more, in fact, deserve more. When Stan Lee and Jack Kirby introduced the world-devouring Galactus in the pages of Fantastic Four they were answering the three basic questions: Not only New York city -or even the United States for that matter- was at stake… the fate of the world rested on the shoulders of Marvel’s premiere superhero family. The scope of the story was huge, it involved the whole planet and the survival of millions of humans. Galactus was the ultimate obstacle. No force on Earth could defeat him. And thus, the coming of Galactus became an instant classic.


Many years later, Chris Claremont and John Byrne answered the same three questions in “The Dark Phoenix Saga”. Although this time everything was at stake. Not just our planet or our solar system, but entire galaxies… the universe. I’ve rarely seen anything so ambitious in a comic book storyline, but Claremont and Byrne successfully conferred in their narrative a sense of a greater-than-life menace, a cosmic danger beyond anything we could possibly imagine. The scope was huge, it involved everything. The Dark Phoenix redefined the concept of obstacle. Against this primal, cosmic force, no power on Earth or in the universe could possibly pose a threat to it. And that’s what’s so fascinating about the Dark Phoenix Saga. The X-Men, the mutant heroes, would fight against an undefeatable rival. They know they can’t win, and even so they soldier on. That’s the stuff heroes are made off. They never surrender, they never stop fighting. 


Once Dark Phoenix possesses the body and soul of Jean Grey in “Child of Light and Darkness”, this creature of fire and life incarnate consumes a sun and in the process destroys a complete solar system, a feat that not even Galactus could achieve in such short time. One of the planets she annihilates is inhabited by sentient aliens and so the Shi’ar Empire decides to intervene. Soon, the X-Men are summoned to the empire’s flagship. It is there that the Empress Lilandra accepts their challenge to a duel. There will be a battle between the X-Men and the Imperial Guard in the dark side of the moon.
Fantastic Four, Spider-Man, Doctor Strange & Silver Surfer


They are granted a day to rest before what could be their final showdown. Once the X-Men find out that Jean Grey -as Phoenix- is responsible for the death of millions, they do not know how to react. This is genocide on a level that surpasses any scale. Can they forgive their comrade and even sacrifice their lives for her? It is not an easy question, and many of them feel regret or remorse. Angel cares for Jean, but he is aware that one way or another she will be punished. As a religious man, Nightcrawler harbors doubts about the absolute power of the Phoenix. Beast, on the other hand, understands that ‘might doesn’t make right’, not everything can be reduced to who wields the greater power; he’s also in denial, he can’t believe that someone as gentle and tender as Jean could destroy a planet and every living creature in it. Wolverine loves Jean Grey, and he knows that even if she is the greatest murderer in the history of humanity, he will stand by her, no matter the cost. Meanwhile, Storm and Colossus ponder on the nature of good versus evil, they both cherish Jean as their best friend, but they also abhor the destructive nature of the Dark Phoenix. 
Phoenix eating a sun / Fénix comiéndose un sol


Professor X is worried about his students, and follows Kantian ethics, universalizability: if your action could be universalized (id est, if everyone could do it) then it is morally acceptable (killing humans, for instance, cannot be universalized as it would mean the extinction of the human race). Charles Xavier must save all of his pupils because every life matters, and no one should die for the ‘greater good’. Lilandra, more pragmatic, conforms to utilitarian ethics. The needs of the many outweigh the needs of the few, if the life of Jean Grey -or even the X-Men- must be sacrificed in order to save the universe so be it. And amidst all of it, Cyclops, the man who loves Jean more than life itself decides to do everything he can to save her.


Everyone reacts differently, and that’s to be expected in such a heterogeneous group as the one formed by the X-Men. The moral dilemma is complex, the stakes are higher than ever, and the scope of the story is huge, monumental. But for all their cunning and bravery, the X-Men are no match against the Imperial Guard. At the end of the day, they lose. In the heat of the battle, Jean Grey reverts to Dark Phoenix once again, but in the last minute of consciousness, of sanity, she concludes that the needs of the many outweigh the needs of the few and so she commits suicide in front of the man she loves. Very rarely have I seen such a touching death, it’s a very emotive moment that shatters the love and hope of Scott Summers. Without a shadow of a doubt, this is one of the best X-Men epics ever. In 30 years I’ve found only two runs that could compete -but not necessarily win- with it: Grant Morrison’s New X-Men in which the Scottish author re-elaborates some of the classic elements of the X-Men mythos, chief amongst them the power of the Phoenix and the death of Jean Grey; and Joss Whedon and John Cassaday’s Astonishing X-Men, here the author -during the preambles of an interplanetary war- develops the relationship and personalities of the X-Men unlike any other writer in the past three decades.
Lilandra's space ship / la nave espacial de Lilandra


In “The Fate of the Phoenix” we have the honor to see John Byrne at his best. A true master in storytelling, his art is an example of sequential proficiency. His iconoclast approach allows him to strip bare Marvel’s characters to their most intimate essence. We immediately recognize the attitude and personalities of the Fantastic Four, Spider-Man, Doctor Strange or Silver Surfer as they realize that Phoenix is reborn. The ferocity and sheer power of Dark Phoenix is also made evident in the magnificent splash page of X-Men # 136; and the double page spread in # 137 is what I personally consider one of the most unforgettable images of the mutant team. Today it’s typical to find many double page spreads that add nothing significant to the narrative; here, on the contrary, everything that needs to be said and seen is right there for us to read and look at. Byrne also conveys the eagerness and preoccupation that the X-Men feel as they prepare for their clash against the Imperial Guard, Logan takes a shower and then meditates as a samurai warrior would, Beast also takes a bath and receives a massage, Colossus falls deeply asleep and wakes up the next morning while Storm -naked- reminisces the African dawns of her childhood. Of course, the fighting scenes between the X-Men and the Imperial Guard are one of a kind. Action, movement, dynamism, everything that turned Byrne into the greatest comic book artist of the 80s is right here. Originally published in Uncanny X-Men # 135, 136 & 137 (July-September 1980) this amazing work is an indisputable classic of the superhero genre.  
____________________________________________________________________


Wolverine & Beast
¿Qué está en riesgo? ¿Qué tan ambiciosa es la historia? ¿Qué obstáculos deben enfrentar los personajes? Estas son sólo algunas de las preguntas que uno debe preguntarse a sí mismo antes de planificar una novela, un cómic o un guión de cine. Para la mayoría de escritores, lo más fácil suele ser reflexionar sobre sus experiencias personales y diagramar una ruta a través de sus propias vidas y memorias, imitando los eventos de la vida 'real' o los aspectos verdaderos de la personalidad de gente que conocen.


Llega un momento, no obstante, en el que un escenario de la vida real se queda corto. Todos los escritores de ciencia ficción lo saben... al igual que muchos cineastas o autores de cómics. La vida real puede ser un grandioso primer capítulo, pero algunas historias necesitan algo más, de hecho, merecen más. Cuando Stan Lee y Jack Kirby presentaron a Galactus, el devorador de mundos, en las páginas de los Cuatro Fantásticos respondieron las tres preguntas básicas: No sólo la ciudad de New York -o los Estados Unidos- estaba en riesgo... el destino del mundo descansaba en los hombros de la primera familia heroica de Marvel. La historia era tremendamente ambiciosa, involucraba a todo el planeta y la sobrevivencia de millones de humanos. Galactus era el obstáculo definitivo. Ninguna fuerza en la Tierra podía vencerlo. Y por lo tanto, el advenimiento de Galactus se convirtió al instante en un clásico.


Muchos años después, Chris Claremont y John Byrne respondieron las mismas tres preguntas en "La saga de Fénix Oscura". Aunque esta vez todo está en riesgo. No sólo nuestro planeta o nuestro sistema solar, sino galaxias enteras... el universo. Rara vez he visto algo tan ambicioso en un cómic, pero Claremont y Byrne imbuyen exitosamente esta narrativa con una amenaza que se percibe como la más grande de la vida, un peligro cósmico más allá de cualquier cosa que podamos imaginar. Fénix Oscura redefinió el concepto de obstáculo. Ante esta feroz fuerza cósmica ningún poder en la Tierra o en el universo puede hacerle frente. Y por eso esta saga es tan fascinante. Los X-Men, los héroes mutantes, lucharían contra un rival invencible. Saben que no pueden triunfar, y aún así marchan hacia adelante. Esa es la materia del héroe. Nunca rendirse, nunca dejar de pelear.
Colossus & Storm


Cuando Fénix Oscura posee el cuerpo y el alma de Jean Grey en "Hija de la luz y la oscuridad" esta criatura de fuego y vida encarnada consume un sol y en el proceso destruye un sistema solar completo, una hazaña que ni siquiera Galactus podría lograr con tal velocidad. Uno de los planetas aniquilados es habitado por seres pensantes y por ello el Imperio Shi'ar decide intervenir. Pronto, los X-Men son convocados por el bajel insignia del imperio. Es allí que la emperatriz Lilandra acepta el reto de un duelo. Habrá una batalla entre los X-Men y la Guardia Imperial en el lado oscuro de la luna.


Se les concede un día para descansar antes de la confrontación final. Una vez que los X-Men descubren que Jean Grey -como Fénix- es responsable de la muerte de millones, no saben cómo reaccionar. Esto es un genocidio que supera cualquier escala. ¿Pueden perdonar a su camarada e incluso sacrificar sus vidas por ella? No es una pregunta fácil, y muchos de ellos sienten rechazo o remordimiento. Angel se preocupa por Jean, pero es consciente que de un modo u otro será castigada. Al ser un hombre religioso, Nightcrawler alberga dudas sobre el poder absoluto de Fénix. Beast, por otro lado, entiende que el poder nunca es una justificación, no todo se reduce a la autoridad que confiere el poder, pero él se niega a creer que alguien tan gentil y tierno como Jean pueda destruir un planeta y a todos los seres vivos en él. Wolverine ama a Jean Grey, y sabe que aunque ella sea la mayor asesina de la historia de la humanidad, la apoyará a toda costa. Mientras tanto, Storm y Colossus meditan sobre la naturaleza del bien y del mal, ambos quieran a Jean como su mejor amiga, pero también aborrecen la naturaleza destructiva de Fénix Oscura. 


El profesor X se preocupa por todos sus estudiantes, y sigue una ética kantiana, universalizable: si tu acción puede ser universalizada (es decir, si todos pueden hacerla) entonces es moralmente aceptable (asesinar humanos, por ejemplo, no puede ser universalizado ya que significaría la extinción de la raza humana). Charles Xavier debe salvar a todos sus pupilos porque toda vida es importante, y nadie debería morir en aras de un 'bien mayor'. Lilandra, más pragmática, se conforma con una ética utilitarista. Las necesidades de la mayoría deben anteponerse a las necesidades de la minoría, si la vida de Jean Grey -o incluso de los X-Men- debe sacrificarse para salvar el universo entonces así será. Y en medio de todo esto Cyclops, el hombre que ama a Jean más que a la vida misma decide hacer todo lo posible para salvarla.
The X-Men against the Imperial Guard / los X-Men contra la Guardia Imperial


Todos reaccionan de modo distinto, y eso es lo que podemos esperar de un grupo tan heterogéneo como los X-Men. El dilema moral es complejo, hay más riesgos que nunca y la historia es monumentalmente ambiciosa. Pero a pesar de toda su astucia y valentía, los X-Men no son rivales para la Guardia Imperial. Al final, pierden. En el calor de la batalla, Jean Grey revierte a Fénix Oscura nuevamente, pero en un último minuto de consciencia, de sanidad, concluye que las necesidades de la mayoría deben anteponerse a las necesidades de la minoría y se suicida frente al hombre que tanto ama. Rara vez he visto una muerte tan conmovedora, es un momento muy emotivo que destruye el amor y la esperanza de Scott Summers. Sin la menor duda, este es uno de los mejores relatos épicos de los X-Men. En 30 años he encontrado sólo dos etapas que podrían hacerle competencia -pero no necesariamente ganar: "New X-Men" de Grant Morrison, allí, el autor escocés reelabora algunos de los elementos clásicos de la mitología mutante, principalmente el poder de Fénix y la muerte de Jean Grey; y "Astonishing X-Men" de Joss Whedon y John Cassaday, aquí el autor -durante los preámbulos de una guerra interplanetaria- desarrolla la relación y las personalidades de los X-Men mejor que nadie en las últimas tres décadas.


En "El destino de Fénix", tenemos el honor de ver a John Byrne en su mejor etapa. Un verdadero maestro de la secuencia, su arte es un ejemplo de eficiencia narrativa. Su enfoque iconoclasta le permite desnudar la esencia más íntima de los personajes de Marvel. Inmediatamente reconocemos la actitud y las personalidades de los Cuatro Fantásticos, Spider-Man, Doctor Strange o Silver Surfer quienes se dan cuenta que Fénix ha renacido. La ferocidad y el poder crudo de Fénix Oscura se hacen evidentes en la magnífica página inicial de X-Men # 136; y la página doble del # 137 es la que considero como una de las más inolvidables imágenes del equipo mutante. Hoy en día es típico encontrar páginas dobles que no añaden nada significativo a la narrativa; aquí, por el contrario, todo lo que necesita decirse y verse está allí para que podamos leerlo y verlo. Byrne también manifiesta la preocupación que los X-Men sienten al prepararse para el enfrentamiento con la Guardia Imperial, Logan se ducha y luego medita como lo haría un guerrero samurái, Beast también se baña y recibe un masaje, Colossus duerme profundamente y se despierta a la mañana siguiente mientras que Storm -desnuda- rememora los amaneceres africanos de su infancia. Por supuesto, las escenas de peleas entre los X-Men y la Guardia Imperial son únicas. Acción, movimiento, dinamismo, todo lo que hizo de Byrne el más grande artista de cómics de los años 80 está allí. Este asombroso trabajo, originalmente publicado en Uncanny X-Men # 135, 136 y 137 (julio-setiembre de 1980) es un clásico indiscutible del género de súper-héroes.

10 comments:

  1. Bom post Arion!
    :)
    The Dark Phoenix Saga é uma das grandes estórias de sempre dos comics norte-americanos.
    Tudo correu bem nesta série, desde a estória à arte foi tudo bom... guardo religiosamente este TPB, infelizmente não deu pela saída do HC, e agora está caro demais...
    ;)

    ReplyDelete
    Replies
    1. Una de las grandes sagas Marvel. Soy un gran fan de Byrne y Dark Phoenix es y seguirá siendo una de mis historias favoritas de los X-Men.

      Delete
  2. Gran saga. Una de mis favoritas. Coincido contigo Arion en que esta etapa de Claremont y Byrne es un hito en los X Men como la etapa de Morrison (que recién acabo de terminarla) y por supuesto la de Whedon/Cassaday. Una buena opción para tener esta época de Claremont es los Marvel Masterworks que salen cada cierto tiempo.
    La verdad que cada vez me gustan más los X Men

    ReplyDelete
    Replies
    1. Una maravilla. Es imprescindible para los fans de X-Men y de los cómics en general.

      La edición de los Marvel Masterworks está estupenda, incluso viene con materiales extra. Además, la edición trade paperback sale a muy buen precio.

      Delete
  3. La leí cuando era niño y sigue gustándome mucho.

    De los New X-Men de Morrison, tengo sentimientos encontrados.

    En general, me gustaron, aunque siento como si la misma historia emanara un aura de sentirse superior a otras. No me gustó que por ella pereciera Generation X (Counter X se me hizo forzado y sin respeto a los personajes, aunque las historias mejoraron en los últimos números) ni que ignorara tan vilmente la caracterización previa de Emma.

    Y sigo sin ver cómo Xorn pudo "haber sido Magneto desde el primer día", como lo planeó todo el tiempo. No me molesta que hayan hecho el retcon de eso tan pronto.

    No sé si fue broma de Morrison el tener a un Logan en los huesos al quemarse cerca del Sol y aun así sobrevivir (o podría haberlo ayudado un poquito Phoenix esta vez). Como haya sido, no ayuda en nada a Wolverine el hacerle eso. Lo deja como más personaje de broma de lo que se había vuelto ya.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hola César: me alegra que ambos apreciemos la etapa dorada de Byrne y Claremont.

      La etapa de Morrison sin duda ha sido polémica. Honestamente no puedo hablar de Counter X porque no lo he leído.

      Tal vez uno de los elementos que nunca terminaron de convencerme del todo fue lo Xorn / Magneto. Que Wolverine sobreviviese puede ser explicado por el efecto Fénix.

      Delete
    2. Como te digo, sí me gustó New X-Men, fuera de esos detalles que se me hacen raros.

      Creo que me gustó más The Twelve, de Alan Davis. Aunque a muchas personas no les gustó. Ya sé que es muy distinto a algunas cosas que se habían definido en los ochentas (Franklin debía ser uno de ellos), pero creo que quedó bien, utilizó a muchos personajes abandonados y estuvo bien armada, a mi parecer.

      Lo que vino al final fue extraño, pues los X-Men reaccionaban como si Scott hubiera muerto y ya, cuando fue tan evidente que se fusionó con Apocalypse. Pero como que los editores quisieron ignorar mucho de eso (y, al mismo tiempo, seguir haciendo mención de ello, pues la miniserie se trató de rescatar a Scott de donde ya sabían que estaba).

      Igual, cuando Claremont entró en el 2000, me gustaba lo que iba construyendo. Iba algo lento, pero algo que me gusta de él es que sus historias se van creando poco a poco, y no como ahora, donde la historia empieza y termina en seis números (y podría ser en dos o tres, pero la alargan). Siento que nadie le dió la oportunidad de crear algo. Eso sí, todos sus personajes seguían con sus súper monólogos, pero pues también tienen lo suyo.

      La gente criticó a los Neo. Pero luego Carey creó a "los hijos de la sangre", con un "Español" horrible que solo deja en ridículo al escritor. A la gente le gustaron... Cuando pudo haber utilizado personajes ya existentes y hacerlos crecer. Solo trajo más cosas redundantes que nunca volverían a usarse...

      Algo que me fascina de los ochentas es la continuidad que existía. Podrán decir lo que quieran de Shooter, pero al menos eso lo cuidaba muy bien. Ahora parece que cada comic es una burla a la continuidad. Salen con eso de que si te estorba para contar una "buena historia" puedes ignorarla, pero se me hace un enfoque muy mediocre. Un buen escritor puede contar una buena historia y basarla en lo que ya existía.

      Pero bueno, creo que la era de la continuidad nunca regresará como estaba entonces...

      Delete
    3. The Twelve de Alan Davis me pareció magnífica. Es una saga que se va gestando poco a poco, como se hacía en los 80, y es muy ambiciosa y muy bien realizada. Recuerdo que tenía mucha curiosidad por saber cuáles serían los 12 mutantes elegidos.

      Era obvia que Cyclops se había fusionado con Apocalipsis y que, por tanto, tarde o temprano regresaría a su antiguo yo.

      En el 2000 sólo llegué a leer un par de números de Claremont así que no puedo decir mucho al respecto. Y también me perdí la etapa de Carey.

      La continuidad es básica para cualquier universo cohesionado como el de Marvel o DC. Creo que Marvel tiene sus descuidos (o sus imperdonables metidas de pata como One More Day) pero dentro de todo nunca ha hecho borrón y cuenta nueva como DC (que lo ha hecho repetidas veces).

      Delete
  4. Jean Gray y Ciclope son iconos de los Xmen. Grandes y en esta historieta se ven que cumplen un buen papel.

    En la pelicula Xmen II no me gustó que ellos mueran, ellos son principales.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Jean Grey y Cyclops siempre han sido personajes fundamentales del universo Marvel.

      Yo me imagino (al menos basándome en la escena post-créditos de X-Men 3) que la idea era que tanto Cyclops, como Jean Grey y el Profesor X resucitaran para la cuarta película de los X-Men. Matarlos definitivamente sería, sin duda, un desacierto.

      Delete