September 22, 2014

KICK-ASS 3 - Millar & Romita Jr.

Kick-Ass feels frustrated for his constant failures, and the laziness and apathy of some of his teammates. Finally, he decides to exile the fat man who had moved into Hit-Girl’s secret HQ and turned it into his home. But this causes a schism between the ranks of Justice Forever. As they all say, this is their own Civil War (a clever reference to Mark Millar’s Marvel event in which superheroes fight against each other). 

Irony is a fundamental ingredient in Millar’s Kick-Ass, and while Dave Lizewski is sewing his costume his friend Todd is having sex with a former high school teacher; in this case a woman that inspired many of Dave’s masturbatory –and marathonic– sessions (as seen in the pages of the comic as well as in the opening scenes of the first movie). Affirming that Kick-Ass is trapped in a pathetic life would be an understatement. Not only is he trapped but he’s also forced to hear the constant shouts of ecstasy that come from the adjacent bedroom. I can’t think of anything worse than a case of blue balls aggravated by the proximity of very loud sexual activity.
Dave & Valerie

Eventually Kick-Ass finds in a girl named Valerie a possible love interest. They go out on a few dates and Dave, subjugated by his horniness forgets everything he learnt under Hit-Girl’s training and decides to get intimate with Valerie. There is a deliciously awkward moment in which Dave tries to get under the girl’s skirt and she tells him to take it slow. He stops altogether and Valerie explains that ‘slow’ doesn’t mean ‘stop’.

And suddenly Dave’s personal big bang is about to happen. And the sexual explosion destroys everything he knew or thought he knew about himself. In the following days, Dave stops wearing his Kick-Ass costume, he misses the reunions with the members of Justice Forever, he stays indoors instead of going out and patrolling the streets. In short, he says goodbye to his life as Kick-Ass. And he couldn’t be happier about that. After all, he’s getting plenty of sex.  

His days as a chronic masturbator are over, and now with all the vigor of youth, Dave achieves some remarkable feats, such as ejaculating 7 times in the same day. And it’s all thanks to the insatiable Valerie. This is not only a clever plot twist but also a much needed revision of the topic of the superhero’s weakness. For some it is kryptonite, for others it may be the color yellow, for Dave is a wet pussy. But then again, isn’t that a weakness shared by millions of men?

In one short and hilarious dialogue, Millar gives a rather accurate diagnosis on superheroes. Why do they spend their lives dressing up and punching the hell out of delinquents? Like Valerie says “Maybe it was all just sexual repression and your energy is used elsewhere these days”. For the first time in his life, Dave is happy. Like Freud said once, neurosis is a consequence of sexual repression. And if every superhero in the world should follow Dave’s example, their mental problems would be solved at once. 
Dave forgets about his life as Kick-Ass /
Dave se olvida de su vida como Kick-Ass

After sinking into the lowest pit of pathetism, Chris Genovese once again rises. And in one of Millar’s most unexpected and, at the same time, most fascinating plot twists, he finds the way to rescue Hit-Girl –a task not even Kick-Ass managed to accomplish– and, in the process, he redeems himself. What happens after the rescue, of course, is as inevitable as it is sad. 

I must admit that, as I got closer to the final pages, I experienced an unprecedented level of emotion. There are many moments of tenderness, for instance, when Dave hugs Mindy, in a fraternal embrace, just before the most dangerous battle of their young lives. Hit-Girl fights against the mob, while Kick-Ass rescues his friend Todd. I won’t say who lives or dies, as the surprise of discovering it pertains to the reader. Suffice to say, I was deeply moved by the final sequences. I am genuinely happy to have been a part of Millar’s proposal, to have been lucky enough to follow Kick-Ass adventures since almost the beginning.

After 8 years, it’s hard to explain how excited I was to read the grand finale. It isn’t easy to create a new character and turning him into the most fascinating hero of the decade. And yet, I’d venture to say that Millar succeeded in doing it. He took Dave Lizewski, nerd kid, comic book reader, and turned him into someone real, someone who actually grows up as we read the comic, and the same happens with Mindy. From 2006 to 2014, Dave and Mindy change and through their journey they change us. That is perhaps the highest accomplishment a writer can wish for. 

To read more about Kick-Ass 2, please click here and here.
To read more about Kick-Ass vol. 1, please click here and here.
To read more about Hit-Girl, please click here.
________________________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________________________

Kick-Ass se siente frustrado por sus constantes fracasos, y por la pereza y la apatía de algunos de sus colegas. Finalmente, decide exiliar al gordo que se ha mudado en el cuartel secreto de Hit-Girl para convertirlo en su residencia. Pero esto causa una ruptura en las filas de Justicia para siempre. Como todos dicen, esta es su propia Guerra Civil (una sagaz referencia al evento Marvel de Mark Millar en el que los superhéroes pelean entre sí). 
Kick-Ass & Hit-Girl

La ironía es un ingrediente fundamental en el "Kick-Ass" de Millar, y mientras Dave Lizewski está remendando su uniforme, su amigo Todd está teniendo sexo con una ex profesora de secundaria; en este caso, una mujer que inspiró muchas de las sesiones masturbatorias –y maratónicas– de Dave (tal como se ve en las páginas del cómic así como en las secuencias iniciales de la primera película). Afirmar que Kick-Ass está atrapado en una vida patética sería decir poco. Él no solamente está atrapado sino que también está obligado a escuchar los constantes gritos de éxtasis que vienen de la habitación contigua. No puedo pensar en algo peor que un caso de sequía sexual agravado por la proximidad de actividad sexual a todo volumen.
the final battle / la batalla final

Eventualmente Kick-Ass encuentra un posible interés amoroso en una chica llamada Valerie. Tienen varias citas y Dave, subyugado por la excitación olvida todo lo que aprendió durante su entrenamiento con Hit-Girl y decide tener intimidad con Valerie. Hay un momento deliciosamente incómodo en el que Dave intenta sacarle la falda a la chica y ella le dice que lo haga despacio. Él se detiene por completo y Valerie le explica que ‘despacio’ no significa ‘detenerse’.

Y repentinamente el big bang personal de Dave está a punto de suceder. Y la explosión sexual destruye todo lo que sabía o pensaba que sabía sobre sí mismo. En los días siguientes, Dave deja de usar su uniforme de Kick-Ass, se pierde las reuniones con los miembros de Justicia para siempre, se queda en casa en vez de salir y patrullar por las calles. En breve, le dice adiós a su vida como Kick-Ass. Y no podría estar más feliz por ello. Después de todo, está teniendo mucho sexo.

Sus días de masturbador crónico han terminado, y ahora con todo el vigor de la juventud, Dave realiza algunas admirables proezas, como eyacular 7 veces en un mismo día. Y es todo gracias a la insaciable Valerie. Este no solamente es un astuto giro argumental sino también un muy necesaria revisión al tópico de la debilidad del superhéroe. Para algunos es la kriptonita, para otros puede ser el color amarillo, para Dave es una vagina húmeda. Pero, claro está, ¿no es esa una debilidad compartida por millones de hombres?

En un corto e hilarante diálogo, Millar hace un diagnóstico bastante acertado sobre los superhéroes. ¿Por qué se pasan la vida disfrazados y moliendo a golpes a los delincuentes? Como dice Valerie “Quizás todo eso no era más que represión sexual, y tu energía es usada de otra forma en estos días”. Por primera vez en su vida, Dave es feliz. Como dijo Freud alguna vez, la neurosis es una consecuencia de la represión sexual. Y si todos los superhéroes del mundo empezaran a seguir el ejemplo de Dave, sus problemas mentales se solucionarían de inmediato. 

Después de hundirse en lo más profundo del patetismo, Chris Genovese se alza una vez más. Y en uno de los más inesperados y, al mismo tiempo, más fascinantes giros argumentales de Millar, él encuentra la manera de rescatar a Hit-Girl –una tarea que ni siquiera Kick-Ass logró cumplir– y, en el proceso, se redime a sí mismo. Lo que sucede después del rescate, por supuesto, es tan inevitable como triste.
Hit-Girl surprises the enemy / Hit-Girl sorprende al enemigo

Debo admitir que, mientras me acercaba a las páginas finales, experimenté un nivel de emoción sin precedentes. Hay muchos momentos de ternura, por ejemplo, cuando Dave abraza a Mindy, fraternalmente, justo antes de la más peligrosa batalla de sus jóvenes vidas. Hit-Girl pelea contra la mafia, mientras que Kick-Ass rescata a su amigo Todd. No diré quién vive o muere, ya que la sorpresa de descubrirlo pertenece al lector. Basta con decir que quedé muy conmovido con las secuencias finales. Estoy genuinamente feliz de haber sido parte de la propuesta de Millar, de haber tenido la suerte de seguir las aventuras de Kick-Ass casi desde el comienzo.

Tras 8 años, es difícil explicar lo emocionado que estaba por leer el gran final. No es fácil crear un nuevo personaje y convertirlo en el héroe más fascinante de la década. Y aun así, me aventuraría a decir que Millar ha tenido éxito al hacer justamente eso. Empezó con Dave Lizewski, un chiquillo nerd, un lector de cómics, y lo convirtió en alguien real, alguien que de hecho crece mientras leemos el cómic, y lo mismo pasa con Mindy. Desde el 2006 hasta el 2014, Dave y Mindy cambian y a través de su travesía nosotros también cambiamos. Tal vez ese es el mayor logro que un escritor podría desear.

Pueden leer más sobre Kick-Ass 2 haciendo click aquí y aquí.
Pueden leer más sobre Kick-Ass vol. 1 haciendo click aquí y aquí.

Pueden leer más sobre Hit-Girl haciendo click aquí.

20 comments:

  1. ¡Hola Arcadio! Como ya te comenté, suelo ''saltarme'' las reseñas que haces del tipo ''número por número'' cuando se trata de cómics que pienso leer en algún momento (digamos entre corto y mediano plazo). Sin embargo empecé con el primer párrafo y me la leí toda como sin darme cuenta (aparte que las escenas que acompañan el texto eran muy atractivas como para dejar de verlas, y no me refiero sólo a las sexuales, esa panorámica doble splash page de enfoque picado, no hace sino reafirmar mi convicción de Romita Jr. como el dibujante más interesante y espectacular del mainstream USA de las últimas décadas).

    Comparto tu opinión (no se si lo veo tanto por el lado del ''héroe'' más importante, pero sí como el de la serie más importante de los ultimos 10 años) sobre Kick Ass, si nos centramos en esto de los cómic usa ''creator-owned'' de autores que suelen trabajar para MARVEL/DC. Creo que Millar es un autor interesante aunque a veces también se nota que escribe muy como para el gusto masivo (o mejor dicho, para el gusto del lector habitual de marvel/DC que quiere tentar algo ''diferente pero que no sea muy diferente''). Sin embargo me alegra de que Kick Ass sea la excepción, y con un cómic como éste sí se gana mi respeto (no puedo decir lo mismo de otros cómics de Millar que he revisado, tanto de marvel/dc como otros creator-owned que me parecen anodinos, repetitivos y baratos).

    Siempre apludiré que en una industria cucufata como la del cómic usa un autor, aparte de todo su ingenio para desarrollar las tramas e historias, no tema ponerle algo de sexualidad a sus historias, pues este es un aspecto primordial en la vida del ser humano, y no puede ser simplemente ignorado como si no existiera (o como se arma un escándalo allá cada vez que un personaje levanta mucho el culo en una escena de acción o se le marca mucho la teta, etc.). Ese aspecto, el de llevar facetas de la vida real a sus personajes de Kick Ass, creo que es el punto principal de la obra, junto a la espectacularidad de la acción (50-50). Continúo...

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hola Guido, gracias por los comentarios. Es cierto que de los títulos de Millarworld, Kick-Ass es el mejor, el más logrado. El tema de la sexualidad es clave, sobre todo en un mercado como el gringo tan dominado por el puritanismo. Creo que es por eso que los británicos siempre logran ir más lejos, porque están dispuestos a arriesgar más que el autor promedio estadounidense.

      Delete
  2. Si ROMITA JR. no ilustrara este cómic nunca le habría dado una oportunidad, pues como he dicho varios cómics de Millar me han dejado fríos (tanto en guión, y también por sus dibujantes, la verdad es que todos estos de marvel, dc, image, dark horse, etc. de la actualidad me parecen de segunda categoría), pero acá da la casualidad que dibuja uno de mis artistas favoritos y que Millar también parece dar su máximo nivel como guionista, como se dice ''pushing the envelope'', y sin pensar tanto en si pega o no pega (y precisamente por eso creo que pegó, porque hizo algo personal). Además de tener el antecedente de Wolverine Enemy of the State, que me encantó en todo aspecto.

    Pero también debemos recordar que tampoco Millar está haciendo nada nuevo con el enfoque ''realista'' de sus personajes, o dándole cabida a su vida sexual, etc. Creo que todo cómic de superhéroes que trate de ''llevarlos más allá del molde industrial'' al final siempre quedará a la sombra de Watchmen (y de lejos). Pero bueno ese es otro tema...

    Precisamente cambiando de tema, cuando mencionas lo de la emoción al leer un cómic. Esa es una sensación increíble, sientes cómo te cambia el pulso, se trastoca la continuidad espacio-tiempo (no es broma ni alegoría barata, a mí me ha pasado estar tan conectado con el desarrollo de una secuencia que pierdo por completo la noción de que ''hay viñetas en medio'' o me olvido de que estoy pasando páginas). Luego está la sensación cuando la historia es tan buena que cada nueva viñeta es abrir una puerta, y te vas metiendo como a una zona desconocida y luego otra viñeta otra puerta, y tú dices asu mare hasta dónde me voy a meter, y sigues y sigues abriendo puertas y bueno esa es la idea... como que entras a territorio desconocido o imprevisto (impredecible) a cada viñeta.

    Esto de la emoción que te acelera el pulso con un cómic me ha pasado por ejemplo con los últimos tres números de Watchmen, con el tercer libro de V de Vendetta, con los últimos 5 números de Promethea, con Rambla Arriba, Rambla Abajo, con algunas sagas de Love and Rockets, Los Borgia, y bueno con varios comics, esa sensación de que te está cambiando la vida o te están revelando una verdad desconocida en cada nueva viñeta... ahí es cuando el medio llega a su máxima expresión, es una pena que ahora los autores de cómics se dediquen a pasear a los ingenuos con páginas de páginas y números de números en los que no pasa absolutamente nada. A quién quieren engañar, a los chibolos pajeros y/o que no han agarrado un libro en su vida, no pues...

    En fin, ya leeré Hit Girl y Kick Ass 2 y 3 cuando se decidan a sacar la edición de lujo como la del Vol.1 que me compré. ¡Saludos!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hasta yo que no soy un gran fan de Romita Jr tengo que reconocer que en Kick-Ass se luce. Desde el volumen 1 hasta este último, hace un trabajo superior al que podríamos ver en un título Marvel habitual.

      A veces uno lee tantos cómics en el año que muchos terminan por ser irrelevantes, y entonces cuando uno lee algo realmente bueno, esa emoción queda. Tú lo has descrito extraordinariamente. Yo también he experimentado algo muy especial con Watchmen, V for Vendetta, Sandman, y tantas otras obras.

      Delete
  3. ¡Qué buen cómic! es bueno ver como toman las aristas que otros no se atreven

    ReplyDelete
    Replies
    1. Así es, es algo digno de celebrar.

      Delete
  4. Me faltan de leer Hit Girl y Kick Ass 3, pero creo que ya pronto podre conseguirlos...
    Ahorita estoy releyendo X-Men noventeros, y en cuanto tenga chance escribire aquel articulo de Planetary que te prometi..

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Hola Alex! No te olvides de avisarme cuando tengas listo el artículo de Planetary.
      De todos modos, como todos los días 27, este sábado escribiré otro post sobre Planetary.

      Delete
    2. Por cierto, el próximo será Planetary # 6.

      Delete
  5. Hola Arcadio, ayer se me quedó una en el tintero. Cuando escribes, y me parece que la frase suena mejor en inglés: ''I can’t think of anything worse than a case of blue balls (fácil se podría reemplazar también por un ''red pussy'' o ''purple ass'') aggravated by the proximity of very loud sexual activity'' esto me hizo recordar algo.

    Tuve la oportunidad de conocer a una chica, y también la suerte de que ella me comente esto pues la mayoría no es muy dada a hablar de su sexualidad, o mejor dicho, a salir de los lugares comunes para brindar detalles que permitan una verdadera comprensión de la sexualidad femenina; bueno, esta chica me comentó que para ella lo primordial en su vida era que no le falte el buen sexo. No importa si no estuviera con pareja ''oficial'' (digamos, novio, enamorado) siempre estaría saliendo con alguien para tener cubierta esa necesidad. Hasta ahí nada fuera de lo habitual: una chica muy atractiva a la que con todo derecho le gusta estar completamente satisfecha en cuanto a lo sexual, y según ella misma lo admitía, algo promiscua (en cuanto a que al querer tener siempre esa necesidad satisfecha pues a veces tenía varias parejas al año, y siendo una chica atractiva siempre tenía una fila de varones a su disposición, yo incluido durante algún tiempo, he de confesar).

    El asunto es que en una ocasión me reveló que ella de niña había vivido en un cuarto junto al de su madre, sólo separado por una tabla de madera triplay. Su madre (lo que se denomina madre ''soltera'' pues el padre no vivía con ellas, de hecho tenía otra familia, y se demoró años en reconocerla a ella como hija, el típico padre ausente que solo pasaba una pensión por lo bajo y que incluso cuando se encontraron ella ya mayorcita en un restaurante, su padre ex-milico, dejó abierta la posibilidad de llevarla a un cuarto de hotel, pero ese es otro tema). Bueno su madre también era una persona a la que le gustaba mucho el sexo, entonces ella se pasaba noches enteras escuchando los gemidos y demás sonidos propios del sexo, que emitía su madre y su amante de turno. Dice que esto le causaba un trauma tremendo pues es obvio que cualquier humano ante ese estímulo repetido, termina exitándose, y ella se pasaba noches enteras sin tener cómo desfogar esa exitación, sólo escuchando lo que pasaba en el cuarto del lado. Y según me comenta esto fue determinante para que ya de adulta (bueno ya desde los 13 o 14 años en realidad) tome la decisión de que jamás le falte sexo y en buena cantidad.

    ¿Interesante no? Un caso relativamente similar (con bastantes diferencias, pero con cierta similutud) al de este Dave Lizewski, masturbador compulsivo convertido en penetrador insaciable. Aunque ya sería otro tema también el de analizar si un masturbador compulsivo pueda llegar a dejar el gusto de la masturbación al reemplazarlo por sexo ''real'' pues me parece que las experiencias son algo distintas, y si llegó a ser masturbador crónico o compulsivo, no se si, por el sólo hecho de conseguir una pareja, llegue a dejar la paja del todo (aunque no creo que Millar ya entre a desarrollar algo tan de ese tipo en su cómic). ¡Saludos!

    ReplyDelete
  6. (sólo para dejar en claro el punto anterior, el del último párrado, en el caso de esta chica, me decía que a ella no le agradaba masturbarse, que lo había hecho muy contadas veces y ya de mayor, sin mucha satisfacción; así entendemos que todas esas noches tormentosas que pasó de niña no llegó siquiera a aliviarse ella misma, mientras que Lizewski si fue un practicante crónico de la autocomplacencia).

    ReplyDelete
    Replies
    1. Podría ser divertido hacer un estudio más exhaustivo de la sexualidad de los personajes de Kick-Ass.

      El caso que comentas es bastante curioso, pero me imagino que ahí el que estaría mejor calificado que yo para opinar sería un psicólogo.

      Nuevamente gracias por todos los comentarios, ojalá todos mis posts recibieran la misma atención.

      Delete
  7. En realidad más que hacer un estudio exhaustivo de los personajes de Kick Ass (que me parece algo inútil tratar de ver más allá de lo que el autor ha querido plasmar) estaba usando como excusa al personaje de Kick Ass para hablar de la sexualidad humana en general. Eso me parece bien, que un cómic te lleve a preguntarte cosas más específicas sobre diversos temas. Aunque más que un psicólogo quizá habría que consultar a un sexólogo (y sólo se me ocurre Marco Aurelio Denegri, quien suele decir además que hay muy pocos sexólogos de verdad, no sólo en Perú sino en general). ¡Saludos!

    PD: siguiendo con el tema del sexo, lo de 7 polvos al hilo me parece inverosímil, si es que no se trata de un coito-técnico, y uno no se vuelve coito-técnico de la noche a la mañana, por mucha voluntad que le ponga (como parece haberle sucedido a Dave), sino suele ser algo innato, que se manifiesta desde el despertar de la pubertad. Pero veo que la frase es ''7 polvos en un día''. Eso ya da más margen pues estamos hablando de 24 horas, en las que puede haber habido periodos de descanso más prolongados.

    ReplyDelete
  8. En realidad la característica principal del coito-técnico (aparte de tener que contar con una medida de 21 cm. como mínimo) es la de poder tene sexo durante tiempo indefinido, sin eyacular, es decir varias horas -de así desearlo-, con una erección contundente que no merma. Claro que otra de sus características es la controlar la eyaculación a voluntad, es decir también puede venirse en el momento que desee. Por tanto, el coitotécnico o podría tener una sola sesión de sexo sin eyacular durante varias horas, o también una sesión de siete eyaculaciones seguidas (acá también cabe preguntarse si a la tercera o cuarta, ya no haya expulsión de líquido seminal alguno).

    Lo importante en todo caso sería preguntarse cuántos orgasmos alcanzó la pareja del repentino coito-técnico Dave Lizewski en ese periodo, la mujer multiorgásmica puede alcanzar orgasmos a discreción en cada una de esos trances (podría tratarse de una fórmula tipo 7 x 3 = 21 o 7 x 10 = 70). En el caso de la mujer uno siente cierta envidia pues no es necesario mantener una erección para alcanzar el orgasmo, y mientras el penetrador se mantenga erecto, podría alcanzar una suma cuantiosa de orgasmos (nuevamente acá el problema es para ellas dónde conseguir uno de esas características).

    En fin que con este tema recordé muchos de los programas de M.A. Aurelio sobre sexualidad, recuerdo también uno de sus axiomas (bien fundamentados) según el cual la mujer por naturaleza tiene mucho mayor capacidad de goce que el hombre. Saludos y acá la corto con el sexo, jajajaja.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Buena aclaración Guido. Más que un psicólogo se trataría de un sexólogo.
      No imaginaba que Kick-Ass iba a suscitar tanta discusión sobre sexo, pero ha sido realmente divertido.

      Delete
  9. mmm creo que con suficiente motivación y con las condiciones adecuadas entre los actores y el medio es posible eso de los orgasmos al hilo

    ReplyDelete
    Replies
    1. Dinorider d'Andoandor: por lo pronto, en Kick-Ass pareciera que sí confluyen todos los factores necesarios para semejante hazaña.

      Delete
  10. yo la quiero leer de todas formas. Las primeras son muy buenas de hecho

    ReplyDelete
    Replies
    1. Este es el final de la serie y es realmente impresionante. Te lo recomiendo.

      Delete