July 21, 2012

Supercrooks # 3 - Mark Millar


The Robin Hood fantasy has been present in our minds since, well, medieval times. Mark Millar twists this concept a bit with a story about a group of washed-up criminals that are attempting to steal from the greatest super-villain in history, a man that has a fortune of over 800 million dollars, more than enough for them to live the rest of their lives very comfortably. 


Johnny Bolt and his retired colleagues are now in Spain, a country without super-heroes, they are hard at work planning the biggest heist of all times. But aren’t they turning their back to the idealistic Robin Hood approach? Of course they are, because this is a blatant return to capitalist values under the popular notion of "work hard"… because if we all work hard we could all be millionaires one day. Like Slavoj Žižek explained about Thatcherism in Great Britain, the illusion of getting rich is stronger than reality. The Thatcherist dream was quite simple, hard work guarantees success. This is obviously an illusion because only a few men might get rich whereas the majority of them won't. But that doesn’t matter as long as everyone identifies with this discourse.


Once the plan is set into motion Johnny Bolt tells his comrades to start imagining what they will do with the millions they will steal. It’s all about fantasy, about the illusion of getting rich instead of the harsh reality. To identify with the possibility of living as millionaires for the rest of their lives is enough: “The possibility of satisfaction already functions in itself as actual satisfaction”.


And doesn’t the same thing happen to us whenever we buy a lottery ticket? Isn’t the possibility of satisfaction enough for us in the end? Johnny Bolt and his team will have to answer those questions, but what they don’t know is that the man they’re trying to rob is onto them. And the final showdown could be deadly.
__________________________________________________________________


La fantasía de Robin Hood ha estado presente en nuestras mentes desde épocas medievales. Mark Millar le da un giro a este concepto con una historia sobre un grupo de criminales fracasados que intentan robarle al más grande súper villano de la historia, un hombre con una fortuna de más de 800 millones de dólares, más que suficiente que para que ellos vivan holgadamente por el resto de sus vidas.


Johnny Bolt y sus colegas retirados están ahora en España, un país sin súper-héroes, y planean el mayor asalto de la época. Pero ¿no le están dando la espalda al enfoque idealista de Robin Hood? Por supuesto que sí porque este es un descarado regreso a los valores capitalistas bajo la popular noción del "trabajo duro"... porque si todos trabajamos duro todos podríamos ser millonarios algún día. Como explicó Slavoj Žižek sobre el gobierno de Thatcher en el Reino Unido, la ilusión de enriquecerse es más fuerte que la realidad. El sueño para Thatcher era bastante simple, el trabajo duro garantiza el éxito. Esto es obviamente una ilusión porque sólo unos cuantos hombres pueden enriquecerse mientras la mayoría de ellos no lo logrará. Pero eso no importa con tal que todos se identifiquen con este discurso.
my drawing step by step / mi dibujo paso a paso


Una vez que el plan está en marcha, Johnny Bolt les pide a sus camaradas que empiecen a imaginarse que harán con los millones que robarán. Todo es fantasía, la ilusión de enriquecerse en vez de la dura realidad. Identificarse con la posibilidad de vivir como millonarios por el resto de sus vidas es suficiente: "la posibilidad de satisfacción ya funciona en sí misma como satisfacción de facto".


¿Y no nos sucede lo mismo cada vez que compramos la lotería? ¿No es la posibilidad de satisfacción suficiente para nosotros? Johnny Bolt y su equipo tendrá que responder estas preguntas, pero lo que no saben es que el hombre al que van a robar los ha descubierto. Y la confrontación final podría ser mortal.

6 comments:

  1. Replies
    1. Thank you, Wright. I really appreciate that.

      Delete
  2. Millar es un genio, pero me gustaria saber como adaptarian esto al cine, mas sabiendo que ya tiene director.

    ReplyDelete
    Replies
    1. La adaptación siempre dependerá más de la visión del director, supongo, aunque Millar siempre podrá aportar su opinión al respecto.

      Delete
  3. Me mola tu página. El director de la versión en cine es Nacho Vigalondo y en el guión está trabajando Millar.

    ReplyDelete
    Replies
    1. No he visto películas de Vigalondo, pero si Millar confía en él asumo que es un muy buen cineasta.

      Muchas gracias por el cumplido, espero que sigas visitando el blog.

      Delete